¿Qué hay que hacer para que un curso de inglés de empresa sea efectivo?

La clave para que los cursos de inglés sea efectivos y realmente logren el propósito de incrementar el nivel de inglés de sus empleados está en una correcta planificación.

La mayoría de los proyectos que fracasan, fracasan por una incorrecta planificación.

Cómo planificar correctamente sus cursos de inglés:

1. Determine quién va a encargarse de organizar los cursos y cuales serán sus tareas.
2. Haga un presupuesto anual. El proceso de aprendizaje de inglés es largo, por ello, es importante estudiar el coste por periodos anuales, como mínimo.
3. Establezca las necesidades de los alumnos de forma muy concreta. Lo ideal es pasar un cuestionario a los empleados para que ellos mismos determinen cuales son sus necesidades y qué quieren conseguir.
4. Busque una academia y compare precios y servicios. ¡Cuidado! No se guie sólo por el precio; hay muchas academias que contratan a mochileros para abaratar costes. Sí, son nativos, pero no son profesores realmente. Por ello, desconfie de las academias que ofrecen precios muy bajos y pregunte cuánto le pagan al profesor. Un profesor con experiencia, en las grandes ciudades, no cobra menos de 20 – 22 euros la hora.

Pregunte a la academia si hace informes de progresos y exámenes y cuánto cobra por ello.

Aclare las reglas de cancelación de clases para evitar malentendidos y las obligaciones que tendrán alumnos en cuanto al control de asistencia (firma de hojas de asistencia).

Nota: antes de empezar el curso asegúrese de que los alumnos inscritos, tendrán un mínimo de horas de asistencia. De lo contrario, el progreso será escaso y los grupos no se mantendrán.
5. Test de nivel. La academia le proporcionará el test de nivel gratuito para poder colocar a los alumnos en distintos grupos y determinar el tipo de recursos necesarios (libros, audios, ejercicios, etc.)
6. Organización de clases. Para realmente progresar en un curso, lo mejor son las clases individuales. Pero si su presupuesto no se lo permite y se ve obligado a hacer grupos, asegúrese que estos grupos no tengan más de 5 alumnos.
Si no tiene más remedio que hacer grupos grandes (más de 5 alumnos), el profesor deberá consensuar los temas concreto que se estudiarán en un plazo determinado. Por ejemplo: conversación telefónica básica, uso del verbo “to be” y redactar un email. Una vez fijados estos objetivos, se establecerá un plazo concreto (3 meses, por ejemplo) y se trabajará sólo en esos temas. Acabado el plazo, se evalúa el progreso de los alumnos del grupo numeroso solamente en los temas seleccionados.
7. Contenido y metodología del curso. Los cursos deben ser, sobre todo, prácticos. No deben enfocarse, exclusivamente, en la gramática, los alumnos deben tener la posibilidad al alumno de hablar en clase.
Salvo que lo que se desee es que los alumnos superen un examen (TOEIC, FCE, etc.), es mejor que el profesor no trabaje con un único libro de texto, sino con material más real, como noticias, audios, entrevistas, artículos especializados y ejercicios de diversas fuentes.
8. Evaluación del progreso. Mida siempre si los objetivos se cumplen, o no.Esto se puede hacer a través de exámenes concretos. O, informes de progreso, que la academia deberá suministrarle generalmente con un coste adicional.